Archivo de la etiqueta: sociedad

“Demasiada empatía te matará”

Y si le planteo ésto, ¿le molestará? ¿pensará mal de mí? Si hago esto otro, ¿interpretará que le estoy utilizando?

Estas son algunas de las reflexiones rápidas, inconscientes y automáticas que las personas con “exceso” de empatía hacemos a la hora de relacionarnos con los demás.

Y sí, digo exceso, porque pensar siempre en las consecuencias e interpretaciones que los demás hacen de nuestras acciones o palabras, es extremadamente cansado. No sólo porque supone un desgaste de energía para el cerebro que contempla todo un abanico de posibilidades derivadas de lo que hacemos, sino porque, en la mayoría de los casos, la retroalimentación que recibimos de nuestro interlocutor es de total indiferencia.

Cabezas-con-mecanismo1-e1350651319499

Existe un conflicto constante entre lo que realizamos pensando en cómo le va a afectar a los demás y si éso mismo nos afecta a nosotros negativamente.

Evidentemente, todo esto está enmarcado en el conjunto de valores que cada uno de nosotros tenemos, en lo que entendemos por ser educados y ser considerados con los demás. Con esos “demás” no sólo me refiero a la gente que tenemos cerca sino a cualquiera que se cruce en nuestro camino.

Cuando hay un exceso de empatía, muchas veces dejamos nuestras necesidades primarias de lado, pensando en cómo nos gustaría que nos tratasen si estuviésemos al otro lado. Condicionamos, pues, nuestras decisiones a causar las mínimas “molestias” al otro porque también nos gustaría que lo hiciesen en el caso contrario.

Pero, ¿qué sucede cuando no  es así al revés, cuándo los demás no se ponen en nuestro lugar? Racionalmente, deberíamos aconsejarnos dejar tanta empatía de lado y comportarnos de forma más despreocupada.

Pero los “súper-empáticos” llevamos éso  en nuestro ADN, no es sólo un hábito, es un rasgo innato que nos distingue socialmente y que es tremendamente útil en multitud de ocasiones no sólo personales sino una herramienta que nos puede ayudar en el éxito profesional.

¿Debemos intentar moldearlo y relativizarlo? Probablemente, sí. Pero, quien sea capaz de hacerlo… que me avise!