Típicos tópicos sobre las mujeres y el sexo

Curiosidades-sexualidad-femenina

  • A las mujeres no nos gusta el sexo, ni pensamos en él a lo largo del día (por favor!)
  • Las mujeres jamás nos masturbamos ni tenemos necesidad de hacerlo (ni que fuéramos indecentes!)
  • No vemos cine porno (ni tampoco nada visualmente explícito no nos vaya a corromper nuestra moral puritana…)
  • Las mujeres nunca damos el primer paso para entrarle a alguien ni proponerle sexo sin más (impossible…)
  • Una mujer no tiene fantasías sexuales y se deja llevar por los deseos de la otra persona (así me gusta)
  • Las mujeres no entramos en redes sociales sólo para sexo (sólo amor romántico, please…)
  • Las mujeres nunca salimos a cazar (nos quedamos como corderillos esperando al lobo feroz)
  • Si vemos una persona atractiva no tenemos “pensamientos impuros” ni nos imaginamos practicando sexo (faltaría más!)
  • No nos gusta el aquí te pillo, aquí te mato
  • Buscamos siempre encontrar el príncipe azul cuando decidimos intimar con él; convertirlo en padre de nuestros hijos y el maridito a quien cuidar el resto de nuestra vida; nos imaginamos sólo cogidos de la mano en plan platónico como en “La Casa de la Pradera”
  • No decimos nunca cómo nos gusta que nos toquen, dónde, con qué cadencia e intensidad (serás guarra!)
  • No tenemos filias ni parafilias sexuales, ni nos gustan “cosas raras” como el BDSM ni otro tipo de prácticas adscritas a “depravad@s sexuales” (viva el misionero!)
  • Si nos gusta un hombre, por supuesto que sea de pelo en pecho, que huela a sudor y  en plan “macho ibérico” (always!)
  • Si es una mujer debe ser en plan hippie total
  • En caso de que nos guste el sexo (ooohhh! pecado!!!) éste deberá incluir única y exclusivamente caricias delicadas, besitos de amor y demás reverencias como si de una dama se tratase

… y más,  muchos más, demasiados tópicos que hay que empezar a desterrar. Porque la igualdad hay que conseguirla en todos los campos. Tú también deberías poner tu granito de arena!

Anuncios

Manual para una huida hacia adelante

Hay momentos en la vida de uno que se pueden denominar como un punto de inflexión y que, en función de las decisiones que tomemos, determinará la vida que queremos llevar a partir de ese lapso de tiempo.

¿Qué se supone que debe hacer uno en ese instante? Tal vez deberíamos pasar el día en casa meditando, leyendo libros de psicología, viendo “Redes” de Eduard Punset o discutiendo con amigos qué es lo que esperamos de la vida y qué vamos a hacer para conseguirlo.Pero es que hay personas que son un poquito más especiales y que no desean hacer lo que se supone es más lógico. Además, tampoco está comprobado científicamente que se obtenga mejor resultado de aquella manera o con la que os voy a describir ahora: la huida hacia adelante.

huir¿En qué consiste? En llenar todas y cada una de las horas del día que no dedicas a trabajar, comer o dormir – y a veces también robarle horas al sueño-. Quedar con gente, más o menos amiga, pero gente. Ir al gimnasio y de paso a piscina y si hay alguna de estas actividades modernas como el “zumba”m apuntarte también. Apuntarte a todo cuanto evento cultural haya: exposiciones, conciertos, inauguraciones. Más cosas: algún idioma que es poco probable que vayas a usar en tu vida diaria (aunque, quién sabe, tal como está la economía española, mejor nos iría emigrando a la China). O alguna disciplina que siempre quisiste aprender en la infancia pero que tus padres no supieron -o quisieron- captar : dibujar al carboncillo, tocar el piano, hacer ganchillo, cocinar cupcakes… Qué más? Por supuesto, no te puede quedar tiempo para ver la tele, como mucho engancharse a alguna serie de moda como “Breaking Bad” para poder tener tema de conversación en las redes sociales. Sí, las redes sociales! Hay que entrar en facebook un minimo de 5 veces al día para estar ocupado y es imprescindible buscar información en internet sobre alguna compra relevante que necesites hacer en el futuro inmediato (un cepillo de dientes eléctrico, un hervidor de agua, una bata para casa…).

Con todo ésto llegaremos a casa justitos para hacernos la cena y echarnos a dormir hasta tener q espabilarnos para ir a currar. (Los que no tengáis curro, debéis volver a empezar esta rutina a primera hora de la mañana, sino os convertís en calabaza!)

Y ¿qué conseguiremos con tanta actividad frenética? No pensar. No pensar en cómo hemos llegado a un punto de vacío existencial, de soledad, de no saber quiénes somos. No pensar en qué personas queremos que estén en nuestro futuro inmediato, con quién queremos compartir nuestras vivencias. No pensar en si queremos tener familia o no; si nuestro futuro laboral nos depara algo digno de mención. No pensar en qué aspectos de nuestra personalidad debemos desechar porque no nos aportan nada positivo. No pensar en qué sueños nos quedan por realizar, qué países nos quedan por descubrir, qué fantasía sexual aún tenemos por realizar. En fin, no pensar, porque pensar da dolor de cabeza!!!

Esto es una huida hacia adelante: escapar de un presente que no te llena como consecuencia de un pasado que está agotado y que necesita reformularse. Pero ¿necesitamos replantearlo conscientemente? O por el contrario ¿debemos dejarlo que fluya? ¿Es realmente una huida hacia adelante o es soltar amarras y echarse a volar?

No existe una media naranja

media_naranjaQue no! Que no! Y que no!!! Que no existe una única persona de la que te puedas enamorar perdidamente! Que no hay un único ser que te complemente perfectamente para el resto de tu vida! Si existiese esa persona, de los más de 7.000 millones de seres humanos que habitamos la Tierra… ¿acaso crees que esta persona va a estar en tu colegio? va a ser un compi de trabajo? alguien con el que te cruces en tu ciudad? A ver… dónde tenemos la capacidad de racionalizar los hechos que ocurren en nuestro entorno? Bueno, vale, no seamos racionales por un momento y analicemos. Asumamos que todo lo dicho anteriormente ocurre: que existe esa persona y que te la encuentras y que además vive en tu mismo barrio… (éso sí que sería una coincidencia, si es así, juega a la lotería mañana mismo!) Asumamos también que esa persona encaja perfectamente contigo. (Bueno, ahora deberíamos definir qué significa encajar perfectamente con una persona; ser exactamente igual a nosotros? antágonica? complementaria? …éso es para otro post 🙂 ) En ese caso habría un pequeño detalle a tener en cuenta… Cuando yo me encuentre en determinados trances vitales, cuando la vida me haga enfrentarme a situaciones nuevas, cuando encuentre obstáculos en mi camino, cuando deba reconocerme en mis errores, cuando encuentre personas que me aporten nuevos puntos de vista, es decir, CUANDO YO CAMBIE -porque los seres humanos no somos estáticos- … sí, qué ocurrirá cuando yo cambie? La respuesta es obvia: si hoy esa media naranja es 100% compatible conmigo, mañana no lo va a poder ser… porque yo habré cambiado debido a mis circunstancias y ese otro evolucionará con respecto a su propio entorno.macedonia-frutas-fruit-salad

Y es que en cada momento de nuestra vida necesitamos una persona distinta que nos equilibre de manera diferente. Con lo que «es más que probable que no exista la media naranja sino que nuestra vida amorosa sea más bien un “buffet de macedonia de frutas” en las que TÚ elegirás cuales te sientan mejor en cada momento».

El amor está sobrevalorado

La mayoría de los mortales, en algún momento de su vida, desean “sentar” la cabeza y constituir un núcleo estable de convivencia con alguien, incluso formar una familia y traer churumbeles a este, nuestro mundo.

Y siempre damos por supuesto y asumimos que debemos estar enamorad@s para dar este paso; que debemos sentir esas “mariposillas” en el estómago cada vez que vemos a esa otra persona.

Pues para mí ésto tiene cada vez menos sentido!!! Qué barbaridad, no? -diréis algunos-.

Vamos a ver, todos tenemos -o deberíamos tener claro- a estas alturas de la vida que el “enamoramiento” se produce en el cerebro.

Love-in-brainSegún las últimas teorías de los neurocientíficos, que son los que estudian qué mecanismos se ponen en marcha y por qué, han comprobado que esta fase dura entre 6 meses y 2 años (sí, aunque parezca increíble, hasta éso se lleva al laboratorio y se puede cuantificar!).

Por lo tanto, teniendo en cuenta que la mayoría del tiempo que vamos a pasar con nuestra pareja en una vida asentada, en una unidad de convivencia más o menos duradera, va a ser un tiempo mucho más amplio que lo que duran las mariposillas en el estómago, vamos a ser prácticos.

Los que aún sóis súper jóvenes o no os planteáis éso de tener compañía estable, podéis dejar de leer a partir de aquí. Aquellos que, como yo, sí que os gustaría contar con alguien, seguid leyendo.

Busquemos alguien que nos haga reír y que tenga mucho sentido del humor (creédme, no es lo mismo; puede ser un payaso pero que no le guste que lo puteen!!). Que comparta aficiones que son importantes en nuestra vida (música, conocer mundo, ir al teatro, bailar, coleccionar sellos… lo que sea pero que sí podáis compartir algo que ha sido una constante en vuestra vida desde hace tiempo). Que vea la vida con la misma filosofía. Que comparta alguna actividad con nosotros (caminar, salir de copas, ir a la playa). Que esté dispuesto a escucharnos como si fuese nuestro mejor amigo y aconsejarnos de forma crítica y razonada.

Todo esto hace que dos personas se entiendan, que se puedan acompañar en los buenos y menos buenos momentos, que se apoyen; en definitiva, que formen un equipo.

Porque la vida en todos los aspectos es un juego. Puedes elegir jugarlo de forma individual o en equipo. Si elegimos un compañero de equipo, no deberíamos dejarnos llevar por un simple proceso químico que sucede en el cerebro. Deberíamos escoger a aquel con las mejores aptitudes y actitudes para disputar cada una de las partidas que nos depara el futuro.

Seamos, pues, prácticos porque el amor está sobrevalorado!!!

Presentación

descargaHay personas que hacen las cosas simples, son pragmáticas, rápidas en su razonamiento y buscan siempre la solución más práctica y sencilla a las situaciones a las que se enfrentan. No les dan vueltas a lo que los demás piensen de ellas; se muestran seguras, desenfadadas y no son problemáticas en sus relaciones con otras personas: todo les va bien. Todo es simple y llano.

Por otra parte, hay gente que tiene una tremenda inseguridad y cada vez que se encuentra ante un pequeño dilema cotidiano, cree estar ante la encrucijada de su vida, como si de ello dependiese la paz mundial o algo por el estilo. Se paran a entender lo que tienen delante, le dan vueltas, preguntan una y otra vez y tardan una eternidad en tomar una decisión. Sufren pensando en las posibles consecuencias de ponerle más o menos azucar al café de la mañana como si éso las fuese a convertir en diabéticas. Y entre tomar una decisión y otra se les va la vida.

Bien, y en una categoría aparte, estoy yo. Sí: YO.

Lo cierto es que seria divertido ver como funciona mi cabeza por dentro. De hecho creo que algún director de cine debería hacer una película sobre las cosas que me imagino.

En mi caso, no es que no entienda que hay decisiones que no son trascendentales en la vida y que por lo tanto debo despacharlas en un plís. Mi problema es que mi subconsciente funciona tan rápidamente y de forma tan independiente del resto del cerebro que llego a conclusiones “lógicas” -siempre que se siga mi concatenación argumental causa-efecto – que la mayor parte de la especie humana no entiende.

Por ejemplo, si envío una pregunta por whatsapp a algún amigo y minutos más tarde veo que efectivamente ha leído mi texto pero no me ha contestado, mi cerebro puede asumir que está ocupado y en ese momento no puede atenderme. Bien, de acuerdo. Si sigue sin darme respuesta 2 horas más tarde, lo que mi cerebro me dirá es que es altamente probable que esta persona esté enfadada conmigo (entonces descubriré aquel posible detalle del último día que nos vimos y diré “pues a lo mejor le ha parecido mal”), o bien que ha podido tener un percance doméstico, o también que a lo mejor ha tenido un accidente con el coche precisamente por leer mi whatsapp o incluso… ¡que ha sido abducida por Íker Jiménez!

Sí, tal cual! Del hecho más simple y cotidiano mi cerebro le saca tantas posibles variables causales sin sentido de manera que los hechos más sencillos y simples a veces se convierten en quebraderos de cabeza. Y ése es precisamente el motivo principal por el cual empiezo este blog: para desenmarañarlos poniéndolos por escrito.

Al gluten, buena cara

Estilo de vida sin gluten

ESTATE UN RATO

ESTATE UN RATO Interesantes posts de diversos temas

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

Entre ilusiones y suspiros

Mil emociones y algunos escritos; escribo poco pero con corazón. ¿Te apetece adentrarte en él?

Blog de María Xosé Porteiro - Cruz del Sur

Opinión, noticias, intercambio entre culturas

Entrada Agotada

"Buscando butaca en primera fila de tu vida"

Ava y el sexo

Sí,es un blog más para hablar de sexo... pero éste es el mío!

Mamás Guerreras

Nuestra comunidad. Historias de la vida real

Locais de Santiago

Sitio dos locais de música do Concello de Santiago de Compostela